Pasar la tarde en un jardín paseando, haciendo un picnic o simplemente, desconectar es una muy buena opción. A continuación os hablamos de algunos de los mejores jardines de Barcelona.

Parc de la Ciutadella

jardines parque de la Ciutadella

El Parc de la Ciutadella fue durante muchos años el único parque público de la Ciudad Condal. Está situado en la Ciutat Vella y dispone de más de 17 hectáreas. Es uno de los parques más agradables para relajarse y disfrutar del aire libre en familia. Ofrece grandes áreas ajardinadas ideales para pasar una tarde soleada con niños o incluso hacer un picnic en el césped.

Este parque cuenta con una gran cantidad de elementos que atraen a todo aquel que lo visita. Entre ellos, destacamos su cascada, el edificio del Castillo de los Tres Dragones, sus lagos, un invernadero y el Zoológico de Barcelona.

Laberinto de Horta

El original Laberinto de Horta es un jardín de Barcelona que recibe muchas visitas al día. Está formado por 750 metros de cipreses que recorren los diversos caminos que se entrelazan creando un laberinto. Una vez dentro, puedes adentrarte por sus caminos para lograr legar al centro. En el centro, se encuentra la figura de Eros, representante mitológico del amor. Además, hay un gran número de estatuas y figuras que decoran estos maravillosos caminos.

La entrada a este laberinto es gratis tanto para niños como para parados y jubilados. Además, los miércoles y los domingos su acceso es gratuito para todos.

Es un lugar fantástico para ir con familia, para relajarse por sus áreas verdes y como lugar para desconectar. Se puede visitar de lunes a domingo a partir de las 10 de la mañana hasta el anochecer. ¡Ve y disfruta de este maravilloso laberinto y piérdete por sus caminos!

Park Güell

Uno de los más conocidos parques de Barcelona es el Park Güell. Fue creado por el arquitecto Antonio Gaudí y se inauguró en 1922. Actualmente es uno de los principales lugares de interés turístico de la ciudad, destaca por sus peculiares elementos arquitectónicos.

Este parque está formado por formas onduladas, figuras de animales, formas geométricas, mosaicos con cerámicas de colores, etc. La zona más emblemática es un banco con 110 metros de longitud recubierto con pequeñas piezas de cerámica.

Si no has visitado el Park Güell te recomendamos hacerlo. La entrada a este parque es gratuita para los niños menores de 6 años. Para los niños entre 7 y 12 años cuesta 5.60€ y para los adultos 8€.

Joan Maragall

jardines Joan Maragall

Los Jardines de Joan Maragall están ubicados en Montjuïc, entre el Estadio Olímpico y el Palacio Nacional. Estos jardines rodean el Palacio de Albéniz, la antigua residencia de la familia real durante sus visitas a Barcelona.

Dispone de una superficie vegetal en la que se encuentran varios estanques y fuentes. Y dispone de 32 esculturas de diferentes épocas y artistas. Sus elegantes caminos llenos de árboles, lagos, cascadas, fuentes, esculturas y flores dejan impresionado a cualquiera. Es un lugar ideal para pasar unas horas tranquilamente en un lugar acogedor.

Jardín Botánico

El jardín botánico de Barcelona fue creado en el año 1999. Tiene un origen peculiar, anteriormente fue una restauración de un antiguo vertedero de residuos sólidos en el parque de Montjuïc.

Destaca su gran variedad de colecciones de plantas mediterráneas. Cuenta con 14 hectáreas de extensión, y se encuentra una gran diversidad de plantas ubicadas por zonas. En estas áreas podemos encontrar plantas típicas de California, Suráfrica, Australia y el Mediterráneo.

El precio de la entrada es de 4.00€ aunque hay múltiples descuentos y ofertas adaptados a todos los públicos. Se puede visitar de lunes a domingo a partir de las 10:00h.

Jardines de la Universidad

En el centro de la ciudad encontramos los Jardines de la Universidad. Estos idílicos jardines con estilo neo-medievalista de 1871 están situados dentro del edificio histórico de la Universitat de Barcelona.

Es un lugar en el que disfrutan los niños, estudiantes y adultos aunque no sea de gran extensión. Dispone de dos estancos con peces y ranas que atrapan la atención de la mayoría de visitantes. Destaca por sus numerosas áreas verdes y sus fuentes que lo convierten en un espacio perfecto para desconectar del ritmo de la ciudad.

Si deseas visitar estos jardines de l’Eixample te recomendamos consultes el horario de la Universidad, es cuando lo encontrarás abierto.

Jardines de la Tamarita

Los Jardines de la Tamarita están ubicados en el districto Sant Gervasi, concretamente en el Paseo de Sant Gervasi. Este lugar forma parte de este distrito desde el siglo XIX, antiguamente era propiedad de una familia.

Aislados del ruido de la ciudad, es un lugar ideal para descansar y relajarse. Destacamos un precioso árbol centenario que tiene más de 23 metros de altura. Dentro de los jardines encontramos dos áreas diferenciadas. En un área encontramos un jardín clásico con bonitas fuentes y esculturas. La otra área está destinada a zona de disfrute familiar contando con zona de juegos infantiles y césped.

Palacio de Pedralbes

jardines Palacio de Pedralbes

Es uno de los jardines más señoriales de Barcelona. Lo primero que llama la atención es su gigantesco lago con una estatua de una mujer en el centro. Sus puertas de acceso son de hierro forjado causando así una sensación de exclusividad. A ambos lados del estanque, hay una gran cantidad de caminos que se entrecruzan por todo el parque.

El palacio de Pedralbes dispone de ciertos elementos que llaman la atención. El que más destaca es una pérgola realizada por Antonio Gaudí rodeada de varias enredaderas. Otra obra que destaca es la Fuente de Hércules. La saliente de agua tiene la forma de un dragón y en lo alto se encuentra el busto de Hércules. Además, podemos encontrar un gran número de esculturas de diferentes épocas y estilos.

Jardines de Mossèn Cinto Verdaguer

Está considerado uno de los jardines más bonitos de Barcelona. Está situado en la montaña de Montjuïc, en el terreno de la antigua Pedrera. Una de sus principales características son las maravillosas vistas de la Ciudad Condal.
Dispone de una gran cantidad de césped por donde correr y jugar. Es un lugar muy tranquilo ideal para ir con niños o realizar un picnic.