Solemos asociar la palabra jardín a grandes y bucólicas superficies verdes, y nos cuesta imaginar que tener un jardín sin césped es posible.

Hay quienes tienen claro que su jardín ha de ser un sinónimo de relax y no de trabajo. ¿Para qué ponerse a regar, abonar, cortar, limpiar el césped, si se puede estar en una tumbona leyendo y disfrutando de las vistas? Los buenos ahorradores buscan alternativas con bajos requerimientos de mantenimiento: poco gasto de agua, fertilizantes o pesticidas.

Cada espacio viene acompañado de infinitas posibilidades, así como innumerables ejemplos que nos demuestran que un jardín puede seguir siendo un jardín, sin necesidad de césped.

Más allá de nuestras fronteras, existen jardines icónicos con un encanto super especial, dos de nuestros favoritos: el ‘Jardín Majorelle’ de Ives Saint Laurent, en Marrakech, y el de la ‘Casa Museo de Frida Kahlo’ en Ciudad de México. Sigue leyendo y descubre aquellos elementos que le dan a este tipo de jardines un carácter único y a la vez mágico.

Elementos de un jardín sin césped

Si quieres diseñar tu jardín y estás considerando la posibilidad de prescindir del césped, aquí te recomendamos algunos elementos a tener en cuenta. Quizá lo primero que deberás pensar es el uso que vas a darle:

  • Si eres un gran anfitrión, quizá lo tuyo es organizar grandes fiestas o eventos con amigos.
  • Uso contemplativo: con el simple fin de disfrutar de las vistas. O quizá tan solo necesitas un lugar de descanso y desconexión…
  • Hay quienes buscan un espacio destinado a las actividades al aire libre, diversión asegurada para niños y/o mascotas.
  • ¿Eres un cocinitas y adoras las grandes comilonas outdoor? Quizá te apetece tener un área especial para ubicar una barbacoa, un horno de leña o un área de cocina…
  • ¿Es un lugar que acogerá otros elementos, como un miniparque, un arenero para niños, un huerto, una piscina…?

Si ya tienes clara la finalidad de tu jardín y te has convencido de que no necesitas un terreno tapizado de verde, descubre las grandes posibilidades que puede tener tu parcela. Y ¿qué tipo de alternativas existen más allá del césped?

En este caso, es fundamental saber combinar elementos arquitectónicos, que se fundan con la naturaleza. Pavimentos, muros o cercas, pérgolas, puentes o pasarelas, mobiliario exterior, elementos de agua, o incluso artísticos, que le den un toque ‘chic’, como esculturas o una antigüedad.

Crea una mini pradera de flores silvestres. No requiere de grandes cantidades de agua ni de mucho mantenimiento, además de que es fácil encontrar las semillas de este tipo de flores. Resérvales una zona especial en tu jardín sin césped. Una zona que evite el tráfico de personas o mascotas; y generalmente deberás replantarlas cada cambio de año o de temporada, según sea el caso. Las plantas arbustivas o tapizantes son otro recurso típicamente mediterráneo para este fin.

El suelo, un elemento clave: juega con las gravas, tan típicas de los jardines mediterráneos, la corteza de pino, o las arenas. O bien, instala un deck de madera o pavimentos pétreos, como la pizarra o el granito, losas hidráulicas, o la rasilla de toda la vida. Los suelos pueden ser continuos o discontinuos.

sin césped

 

Ideas que aportan estilo

Por último, pero no menos importante, la decoración también es importante en un jardín sin césped o en cualquier tipo de jardín. Te damos un abanico de posibilidades para poner tu sello personal:

  • Árboles: elige los más adecuados según el tamaño de tu jardín y asegúrate de que sean aptos para el entorno y la estética que buscas.
  • Haz de las jardineras y las macetas los grandes protagonistas de tu patio. Hay miles de estilos ¡y aportan un encanto muy especial!
  • El mobiliario puede convertirse en el foco de tu jardín, una vez elijas tipo, funcionalidad, colores y estilo, ¡verás cómo se transforma tu espacio!
  • Materiales y acabados: aporta una explosión de color y texturas pintando los muros, o añadiendo tejidos acogedores en cojines, mantas suaves o alfombras de exterior. La madera, gracias a su gran versatilidad, puede servir tanto para elementos estructurales como para revestir otras estructuras.
  • Inspírate en un jardín japonés: esta área ‘zen’ se puede crear a cualquier escala, transportándote a estados de calma y relajación
  • Y desde luego, la presencia del agua, que ha sido siempre uno de los elementos más llamativos y agradables de un jardín. Desde charcas o estanques con llamativas flores acuáticas, arroyos, láminas de agua, hasta una fuente.

Indudablemente, el diseño de jardines sin césped es una tendencia que está en auge. Y es que el césped natural no es un requisito indispensable para tener un refugio verde y agradable en casa o en la oficina.