El Ayuntamiento de Barcelona apuesta por la jardinería ecológica. Una nueva fórmula en la gestión de los jardines y parques municipales con el objetivo de erradicar los productos tóxicos y contaminantes en el cuidado y mantenimiento de sus jardines. Por lo que se prioriza la práctica y los productos ecológicos para generar menos riegos para la salud humana y el medio ambiente.

La erradicación gradual del glifosato conllevara un cambio en el paisaje; el verde urbano tendrá una tonalidad más amarillenta como consecuencia del aumento de la presencia de malas hierbas en los espacios públicos. Estas malas hierbas se controlaran con la utilización de corteza de pino en los parterres.

La Unión Europea y los estados que la conforman han legislado la racionalización en el uso de tratamientos fitosanitarios – tratamientos para prevenir y curar las enfermedades de las plantas-; para poder reducir sus efectos perjudiciales sobre la salud y el medio ambiente. Por ello, el Ayuntamiento de Barcelona apuesta firmemente por esta alternativa biológica.